05 diciembre 2006

Otro más a la mierda

Llevo todo el día recibiendo toques de un número anónimo, ¿quién será? ¿El Barbudo...? Bah, no creo. Si no me llamó en todo este tiempo (después de aquella noche loca, ¡puajj!) mucho menos me va a llamar ahora...
Curiosamente me lo encontré el viernes pasado. Me fui con la peña al Morgana (un pub de rollo heavy donde tocan música en directo) y vimos el concierto que dieron unos chicos, con mucho talento y que para colmo estaban bastante buenos. Después nos acercamos a hablar con los chicos, para pedirles autógrafos y eso. Llevaba yo un buen rato charlando con el batería cuando vi por el rabillo del ojo como llegaban el Barbudo y sus colegas (todos muy melenudos y jeviatas) Parecía un puto espantapájaros, con las greñas disparadas y una barba como el chivo de la Legión. Hice como que no le vi (¡faltaría plus...!) y seguí charlando con el chico. Al cabo de un rato, como vio que no le hice ni caso se acercó a nosotros.

-Hola
-Hola-contesté, y seguí la conversación con el músico.
-¿Qué haces?-siguió el otro
-Hablando con un amigo-contesté, impasible. El pobre batería nos miraba con cara de "qué hago ahora ¿me voy y les dejo solos o me quedo?"
-¿Querías algo?-ole mi borderío.
-No, nada- respondió el barbas-Era sólo para hablar un poco, estoy en esa mesa, ¿vale?- y se fue con el rabo entre las piernas. Mi cabreo iba en aumento. Hay que tener morro, macho. Hace diez meses tuvimos un rollete salvaje de una noche, sin compromiso (como siempre) y la verdad es que me llevé muy buena impresión del chico y nos intercambiamos los móviles antes de despedirnos con la excusa de quedar luego para un café y lo típico. No le di más importancia al tema hasta que semanas después me lo encontraba por la calle y me daba cuenta de como se escondía de mí para no tener que saludarme. El día que me harté le mandé un sms cabreada y le dije que qué coño se pensaba, que le había visto un montón de veces escapándose de mí y que si se pensaba que es que yo quería algo serio con él la llevaba clara, que él para mí sólo había sido un polvo (de los malos, además) y blablabla. El muy cobarde nunca contestó.
Así que ese día lo último que me apetecía era verle la jeta.

-Oye, que si quieres hablar con tu amigo, yo...-intentó disculparse el batería.
-Y una mierda-respondí yo-Si se ha esperado diez meses para dirigirme la palabra no le harán daño otros diez minutos.

Al cabo de un rato el chico se fue a tomar una birra y me acerqué a la mesa del otro gilipollas. Sus igualamente gilipollas amigos me miraban con cara burlona. "¡Vuestra puta madre!", me dieron ganas de gritarles ahí mismo.

-¿Qué?- le dije.
-No, nada tía, era sólo para saludarte- me contestó. -¿Cómo estás?
-De puta madre, pasándomelo bien con mis colegas.
-Ah...-contestó-Oye, que nunca te puede llamar porque me robaron el móvil con todos los números dentro y tal...
-No me digas- contesté.
-Sí, pero bueno, ya tengo otro teléfono, ¿por qué no te doy mi número y así me llamas y quedamos para ese café que nos prometimos?
-Oye, y si tanto te interesa quedar, ¿por qué no me pides tú el mío?¿Es que no quieres gastar saldo o qué?-le respondí con todo el morro. El muy gilipollas empezó a reírse con esa cara de barracuda que le pone...No sé cómo pude tirarme a eso, por Diorrrrr, en qué estaría pensando.
-Jajaja, muy bien, yo te doy el mío y tú me das el tuyo, ¿está bien así?- me dijo, apuntando su número en un papelito de fumar. Le apunté el mío (falso, por supuesto, que seguro que el auténtico aún lo tenía) y le dije:
-Bueno, vale. Me voy donde mis colegas.
Me guardé en papelito en la palma de la mano y me fui donde Pili y Jorge. Los músicos ya se habían ido, ¡grrrrrr! Estuvimos un ratito más de birreo hasta que Toñi dijo que quería ir a bailar salsa en "A lo cubano" y nos fuimos de ahí. Según iba saliendo por la puerta hice una pelotita con el número del Barbudo y la lancé a un cenicero, sin importarme si me podía haber visto o no. Que le den por culo, ya bastantes gilipollas he tenido que aguantar en esta vida. Justo al salir un chaval nos preguntó si llevábamos papel. Mala suerte chaval, llegaste tarde.

escrito por Susanita a las 19:26   1 comentarios

1 Comentarios

At 6/12/06 11:02, Blogger towngayer ha dicho...

Ole tu chulería morena... Necesito unas lecciones de desparpajo vía men.... Un smuack smuack y... sigue así, campeona!!

 

Publicar un comentario

<< Volver