07 diciembre 2006

¿Por qué no te puedo odiar?

Madre mía , qué toña llevo. Tuvimos la cena de empresa antes de ayer y aún tengo la cabeza que me va a explotar. Pero bueno, no es de eso de lo que voy a hablar (eso sí, el gilipollas del ex-camarero ahora compañero de trabajo parece no haberme reconocido, o eso, o se quiere hacer el sueco, pero ya lo pillaré por banda, eso sí...)
Pues no sé qué coño le pasa al barbudo pero ayer me llamó a las 12 de la noche (qué hijoputa, como él no madruga para ir a trabajar...) y cuando le contesté con voz dormida y de mala ostia por haberme despertado, me pidió disculpas, con una vocecita de niño bueno inocente que me ponía de los nervios.
-¡Ah, que te he despertado! Perdóname, pensaba que tú también hacías puente, lo siento, de verdad...-me dijo. ¡Y encima con recochineo, recordándome que me jodía sin puente...!
- Me levanto a las 8- respondí medio sobada- ¿Es que querías algo?
- No, nada, perdona, sólo quería charlar, como el otro día te vi un poco distante...pero déjalo, te llamo otro día a otra hora, ¿vale?
- Bueno- dije, y colgué.
Lo que más me jode es que luego me dio pena de haberle tratado así, ¿pero por qué? Si él se había portado fatal conmigo...Pero no sé, me hablaba de tan buen rollo, haciéndose el inocente,, que hasta me hacía dudar a mí misma. Sin embargo, una de las mayores pruebas de lo cabronazo que es este chico es la llamada en sí. El otro día me dijo que había perdido mi número porque le habían robado el móvil, y cuando me lo pidió le apunté un número falso, ¿entonces de dónde sacó mi verdadero número para llamarme ayer? Primera mentira.
Luego, yo he sido testigo de las veces que le he visto escondiéndose en bares y aseos para no tener que enfrentarse conmigo, sin que yo le hubiera hecho nada.
¿Y entonces qué coño quiere ahora de mí? ¿Por qué viene a perturbar mi delicada paz personal con sus impertinencias y su hipocresía mal disimulada? Joder, llevo un montón de meses intentando desengancharme de mi necesidad de tener siempre un hombre a mi lado, y hasta ahora me iba bien. ¿Qué pasa, qué tiene ganas de echar otro polvo y no ha visto a mejor víctima que yo? Pues la lleva clara, con él no quiero ni ir al bareto de la esquina. Lo suyo lo tengo superado desde hace tiempo, desde las primera vez que le vi escondiéndose de mí. En otros casos me aprovecharía de él sólo para echarle un polvo y luego mandarle a tomar viento, pero el pobre no vale ni para eso. Los porros le están afectando ahí abajo (¿o acaso veis normal que a un tío de 27 años no se le levante a la primera?No sé...) Lo que me da más rabia es que le trato mal porque se lo merce y luego siento remordimientos, y no los puedo evitar aunque me recuerde a mí misma los desaires que me ha hecho. "Tía, es un ser humano", me digo a mí misma. ¿Y qué, acaso yo no lo soy?¿es que yo no tengo sentimientos?
Lo tengo decidido, mañana le llamaré y le dejaré las cosas claras. Que por favor deje de llamarme. Que no quiero saber nada más de una persona que ha estado rehuyéndome durante casi un año. Que es un puto hipócrita mentiroso que aún conservaba mi número a pesar de decir que se lo habían robado. Y que me deje en paz, que yo ahora soy muy feliz con lo que tengo, con mis amigos, con mi familia, y no quiero que venga nadie a amargarme la vida.
Me costará decírselo, creo que no tengo ovarios suficientes, pero lo intentaré. Los cánceres hay que extirparlos de cuajo antes de que invadan el resto de tu cuerpo (o de tu vida) y terminen contigo. "Ánimo Susana, demuéstrate a tí misma que puedes". Ojalá.

Me tengo que preguntar una y otra vez,¿qué quéreis los hombres, por favor, qué queréis????

P.D.: Coño, acabo de recordar que no tengo su número...¿Y ahora qué hago?

escrito por Susanita a las 15:33   3 comentarios

3 Comentarios

At 7/12/06 23:14, Blogger Marujita Robinson ha dicho...

Una cosa es que no le cojas más el teléfono (bueno, claro, si supieras que es él quien te llama, de todas formas, si fue al móvil se habrá quedado el número registrado, ¿no?) Otra opción más cabrona es esconderte tú cuando le veas, como hacía él contigo. A ver qué jeta se le queda...Métele caña.

 
At 8/12/06 17:57, Blogger Susanita ha dicho...

Pues no estoy segura de que el número sea suyo...Que le den por culo, que llame él. Gracias por tus sabios consejos, Marujita, como se nota que tienes escuela...

 
At 21/1/07 19:07, Blogger d2clon ha dicho...

En realidad no se trata de hombres o de mujeres, es el juego del 'gato y el ratón'. Y se repite siempre ya sea tu pareja hombre o mujer.

El juego del 'tú me quieres pues yo no, ya no me quieres pues ahora yo sí' lo vivirás siendo hetero, lesbiana o transexual. He convivido con gente de todas estas orientaciones y siempre están jugando a lo mismo.

 

Publicar un comentario

<< Volver