10 diciembre 2006

Pollo a la mamá

Hoy he tenido una agradable comidita familiar en casa de mis viejos. Mamá había hecho un pollo asado que sabía a pura gloria (la jodía de mi hermana se ha puesto un piercing en la nariz, ¡y no le han dicho nada!) y todo iba bien hasta que mi padre volvió a sacar el eterno tema.
-¿Sabes que van a abrir una tienda de ropa en el centro?Podrías echar un currículum.
-Pues sí, echaré alguno.- dije
-Entonces, ¿es que quieres dejar el súper?-preguntó mamá.
-Buah, desde hace tiempo. Ya estoy harta de ese sitio, creo que yo me merezco un trabajo mejor.
-Pues claro niña, tú echa currículus de esos en donde puedas, a ver si te cogen- dijo mamá.
-Ya, lo que pasa es que el trabajo está muy mal en este pueblo de mierda.
- El trabajo está mal y tú que no tienes estudios...Si hubieras sacado algo como tu amiga ahora no estarías en esta situación-soltó mi viejo sin que viniera a cuento.
-¡Joder macho, y dale con el temita!-exploté-¡Siempre igual, siempre igual! Ya me sé la cantinela de memoria.
-Joder macho no, ¡cojones!-dijo él, pegando un golpe en la mesa-¿Lo ves?¿Ves en qué situación estás?¡Te lo dije hace cinco años, que te arrepentirías de no haber hecho algo inteligente con tu vida!Pues ahora toma. ¡Y no me vuelvas a hablar en ese tono!
- Joder, y para esto me decís que venga a casa, para tener que aguantar estas escenas, desde hace cinco años...-murmuré debatiéndome entre seguir devorando el pollo o levantarme y largarme de ahí.- Me voy al baño.

Fui al aseo y ahí me hinché a llorar. De rabia, de frustración, de yo que sé más...Una cosa es que sepas que tu vida es bastante cutre, que tienes un trabajo de mierda y que a tus 23 años no te lo has montado todo lo bien que hubieras querido, pero que encima tu propio padre te esté machacando siempre con el tema...Es muy triste. Del otro lado de la puerta escuché a mi madre discutiendo con mi padre: "¿Es que no podemos tener un domingo en paz en esta casa?¡Siempre con el tema de las narices, jolines!¡Ya estoy harta de vuestras peleas!"

Al cabo de un rato mi madre me llamó a la puerta.
-Susi, ¿estás bien? Ven, que he hecho flan.
Me sequé las lágrimas, me lavé la cara y bebí agua para tranquilizarme. Cuando vi que tenía mejor cara, salí. Estaban todos callados, mi padre miraba hacia su plato, mi hermana trasteaba en el móvil y mi madre me servía un enorme trozo con la mejor de sus sonrisas. Casi lloro otra vez al pensar en la madre tan buena que tenía. Qué vida, coño.
El flan estaba riquísimo, como de costumbre. Después de comer ayudé a mi madre a recoger la cocina. Mi padre se fue al bar y mi hermana salió con las putillas de sus amigas, escaqueándose como de costumbre.
- Susi, no le hagas caso a tu padre, ¿eh?- me dijo mamá apoyándome la mano en el brazo.-Es la edad, que le vuelve cascarrabias.
-Si ya lo sé mamá, pero estoy harta de llevar 5 años oyendo la misma cantinela, me tiene frita.
- A partir de ahora cuando toque el tema, haces como que no le has oído y cambias de asunto. Ya sabes que a tu padre le encanta porfiar.
Qué paciencia la de esta santa mujer para aguantar a alguien como mi viejo. Solo sé que, como represalia, el próximo domingo no iré a comer (más que nada porque pienso salir de fiesta hasta las tantas y no me levantaré hasta las 3 de la tarde por lo menos). Que se coman el pollo solitos.
Después me fui, como de costumbre, a tomarme un té con la peña. Hay mal ambiente, para variar, creo que entre Jorge y Nacho ha habido movida otra vez y que Toñi tiene algo que ver. Qué zorra es esta mujer, por Dior...
Mañana a trabajar (mierda puta...). Ojalá vea al camarero, quiero ponerme a hablar con él para ver si me reconoce. Qué situación más rrarra rrarra rrarra, esto parece un telefilme de Antena 3...

P.D. El barbudo no ha vuelto a llamar, se habrá cansado de dar por saco. Esperemos.

escrito por Susanita a las 20:28   3 comentarios

3 Comentarios

At 11/12/06 2:33, Blogger towngayer ha dicho...

Qué sería de un domingo sin comida familiar, sin las mismas conversaciones de toda la vida, sin un padre chinchando, sin una madre mediadora, sin flan, sin pollo...? Todos sufrimos este tipo de domingos. Ea, pero yo prefiero eso a ir a misa de doce. Al menos el que me sermonea siempre tiene dignidad y no se viste de mamarracho.
Smuacks solidarios.

 
At 11/12/06 16:24, Blogger Marujita Robinson ha dicho...

Es ley de vida, los padres están para cebarte y ponerte de los nervios. Take it easy, guapa. Muaxx

 
At 21/1/07 17:55, Blogger d2clon ha dicho...

Mi padre siempre remata las comidas familiares y casi siempre me hace explotar.. ahora a mis 30 años pienso si heredaré este caracter para con mis hijos.

 

Publicar un comentario

<< Volver